Biblioteca Popular José A. Guisasola




Sueños de muchos colores
saben soñar los morenos.

A la sombra gris oscura,
bajo un blanco limonero,
almohada de verdes hojas,
se ha dormido el niño negro.

Se ve en un caballo zaino
por campos amarillentos.
Violeta el jacarandá,
azul el río, a lo lejos.

El saco marrón y lila,
verde y granate el sombrero
y una rosa color rosa
lleva en el blanco pañuelo.

Negra niña se le acerca
y le pide al niño negro
que moje en el río azul
sus rojos labios sedientos.

¡Galopa el caballo zaino
por el campo amarillento!
¡Qué celeste está la tarde
y qué celeste está el viento!

Las frescas aguas azules
mojan los labios bermejos.

Sonríe la niña negra
y sonríe el niño negro,
sonrisas de blancos dientes
y de bronceados hoyuelos.

Cantó un rojo cardenal
en el blanco limonero,
y apartando verdes hojas
se despierta el niño negro.




Villafañe, Javier. “El poeta de la Andariega”
Prólogo de Mempo Giardinelli
Ilustrado por María Wernicke




Decir que Don Javier Villafañe (1909-1996) fue un poeta del camino, de todos los caminos, no significa que haya sido solamente un extraordinario viajero, que sin dudas lo fue. Significa que, además, al leerlo descubrimos a un poeta itinerante en el más amplio sentido, porque supo encontrarle belleza y sentimientos al andar y a todo lo que encontraba a su paso.

El mundo, nuestra América y nuestro país fueron para él un estímulo creativo formidable. Por eso encontramos en este entrañable Maestro Titiritero la gracia y la sabiduría de la rima, la musicalización de la poesía, el valor de los silencios y las recurrencias sonoras, el retruécano inesperado y esa maravilla literaria que es la paradoja.

Puede afirmarse que Don Javier dedicó su vida a los niños en busca de la poesía. Su exquisita experiencia y sensibilidad, su cultura y su vasto conocimiento del mundo animal, se sumaron a una afinada entonación lírica en la que nunca faltaban la picardía y el gracejo humorístico.

Igual que en su narrativa, y en su obra titiritera, en los versos de este hombre excepcional lucen la realidad y la fantasía, siempre armoniosamente elogiadas. La celebración de la palabra que es la poesía tuvo en él un ejecutante delicioso.

Entren y lean chicos. Que estoy convencido de que, como a miles y miles de otros chicos de varias generaciones, estas poesías del Maestro les van a encantar.



MEMPO GIARDINELLI



"Argentina crece leyendo"

Garabatos sin © (2009/2017)

“Por una biblioteca popular más inclusiva, solidaria y comprometida con la sociedad”
Ir Arriba